Comunidad Residencia Fátima – Portugal

Aquí estuvo el Noviciado, un centro de formación, y la comunidad, siempre en este ambiente mariano por excelencia que ofrece Fátima. Con el tiempo, el noviciado se cerró, dejando aquí una pequeña comunidad que colaboraba en las diversas actividades del santuario y en la pastoral parroquial, a saber, la catequesis, la animación litúrgica y las visitas a los enfermos y ancianos. Al mismo tiempo, se formó el grupo MTA – Amigos de Jesús, que se reunió en nuestra casa. Fue aquí donde la entonces provincia «Mª Imaculada» realizabz reuniones, cursos y encuentros de formación. Algunos años más tarde, la casa sufrió grandes cambios y se crearon espacios bien definidos para recibir a las hermanas mayores enfermas.

La comunidad está formada por 14 hermanas ancianas y enfermas que están bien cuidadas por la dedicación y el compromiso de un grupo de hermanas y empleados que les sirven a nivel humano y espiritual, en un ambiente de afecto, alegría y oración. Esta es su primera misión: el cuidado del otro-Otro.

Pero la casa también ofrece espacios agradables donde se pueden llevar a cabo diferentes actividades en cualquier época del año. El Gobierno Provincial se ha reunido aquí con frecuencia. También los diferentes grupos del MTA tienen aquí reuniones, encuentros, momentos de oración…

Como la casa está situada a la «sombra» de Nuestra Señora, acogemos, con este sentido mariano, a los peregrinos que vienen al santuario a rezar y a agradecer a María su protección.

Aquí todo nos habla de la Virgen de las Apariciones y se respira el perfume de la Madre del Cielo que vino a visitarnos, apelando a la oración, a la conversión, a la paz.

Y en este clima de misterio y devoción mariana, pedimos a la Virgen de Fátima que proteja a cada hermana de nuestra Provincia en Europa y a todos los miembros de la Familia Teresiana.

Share on facebook
Share on twitter
X