Cuaresma y Semana Santa con los “los favoritos de Dios”

Leyendo algunos textos del Papa Francisco, acogemos la frase: “Jesús subió a la Cruz para descender a todas nuestras fragilidades, vulnerabilidades y heridas de la vida…”

Este mensaje nos sirvió de lema para planificar nuestras actividades de Cuaresma y Triduo Pascual no sólo a nivel interno sino también a nivel social, intensificando nuestra presencia junto a las personas pequeñas y frágiles que acogemos en nuestros proyectos sociales, que ahora están todos englobados en la Asociación Fratelli Tutti que acabamos de crear. Todas nuestras actividades sociales nacen de la interioridad y eso, en este AÑO DE ORACIÓN, tiene aún más significado para nosotros. Es el encuentro con Jesús, que se entregó “hasta el extremo” por nosotros, lo que nos motiva a vivir “en salida” para encontrarnos con quienes hoy están “crucificados” por la soledad, la enfermedad, la explotación laboral, el racismo, la exclusión socia, que se manifiesta de muchas maneras…

Entre las actividades que realizamos para llegar a los excluidos destacamos:

*Nuestras estancia con personas que viven en un centro para personas sin hogar. De ellos escuchamos sus historias de vida marcadas por innumerables sufrimientos, con ellos rezamos la Palabra del Evangelio del día y pedimos la paz para el mundo y para sus familias, que muchos nunca tuvieron o se vieron obligados a abandonar en un momento dado a temprana edad.

El Viernes Santo volvimos a estar con ellos para pasar un rato agradable con todos, ofrecerles un crucifijo y almendras de Pascua y servirles la cena como si estuviéramos “lavándoles los pies”.

* El Via Crucis Público donde todos fueron invitados a “cargar la Cruz” y orar por los que hoy cargan la cruz del Cristo sufriente.

* El Vía Crucis en la cárcel de Elvas, donde 50 reclusos se inscribieron para orar pidiendo perdón por el daño que causaron a la sociedad por los crímenes que cometieron y comprendieron que desde lo alto de la CRUZ, Cristo les ofrece su perdón y misericordia.

*Convivencia en un Centro para niños y adolescentes en riesgo ofreciendo regalos, abrazos, sonrisas, almendras y chocolates de Pascua, aliviando así el dolor que les provoca la ausencia de la familia de la que por diversos motivos fueron separados.

*Además de estos pequeños gestos, intensificamos nuestra presencia en todos los proyectos sociales, apoyando con alimentos, medicinas, ropa, ayudando a pagar cuentas, etc.

*Atención a extranjeros y refugiados, visitando las casas, o mejor los “huecos” donde viven, y ayudando con comida, medicación, buscando casa, legalizando documentos y ayudando en la búsqueda de empleo y aprendizaje de idiomas.

Sabemos que lo que hacemos es una “gota de agua” en el mundo que hay que hacer, pero como dice nuestra Maestra Teresa de Jesús, “si cada uno de nosotros ponemos lo poco que podemos, el trabajo será grande”.  (María de Fátima Magalhães stj)

Esta página utiliza cookies para mejorar su contenido.    Más información
Privacidad
X