Comunidad de Valencia – Almazora

En el año 2016, en la entonces Provincia Virgen del Pilar, se presentó a todas las comunidades la propuesta de reabrir el piso que ya existía en la ciudad de Valencia, en la calle Almazora.

Hablar de Valencia en teresiano, es hablar de una historia en la ciudad larga y por lo tanto, llena de recuerdos, de nombres… Son muchas las Antiguas Alumnas y familias que guardan preciosos recuerdos que aprecian.

El proyecto que se presentó a discernimiento, concebía la comunidad para hermanas jubiladas con talante apostólico social. Un grupo de hermanas se puso en contacto con diferentes instituciones de carácter social y presentó a la Provincia las posibilidades que nos ofrecían y a las que podríamos dar respuesta. El Gobierno Provincial y las comunidades aceptaron la propuesta, y en septiembre del mismo año, cinco hermanas formaron la comunidad, conviviendo con las hermanas de la Residencia de El Vedat, ya que en aquel momento el piso estaba alquilado.

En noviembre la comunidad se trasladó a la nueva vivienda.

En la actualidad somos seis hermanas jubiladas y de edades similares. Cada hermana sentimos como misión común el ir creciendo en reconocimiento mutuo, valoración personal y acogida.

Queremos que la cordialidad, confianza, el diálogo y la franqueza sean aspectos que cuidemos especialmente en nuestra vida comunitaria. Y deseamos que el ambiente comunitario sea sencillo, sobrio, flexible y respetuoso.

Nuestra proyección apostólica está orientada a tareas socio-educativas, implicadas en favorecer la inserción del gran número de inmigrantes que llegan a esta Comunidad Valenciana: Cáritas Diocesana – Cáritas Parroquial: acogida y acompañamiento, alfabetización y evangelización ALFA – Comedor social de Cáritas: acompañamiento – Servicio Jesuitas de Migración: clases de español a grupos de inmigrantes – En nuestra parroquia de los Carmelitas: grupo de formación y reflexión con laicos..

Nos sentimos en sintonía y comunidad amplia con nuestras hermanas de la residencia enfermería de El Vedat y con las otras comunidades de Torrent. Nos apoyamos en las necesidades y compartimos espacios de encuentro y fiesta.

La Parroquia de los Carmelitas, cercana a nuestra casa y la de San Lázaro, favorecen nuestra colaboración en la dinámica parroquial y nos ofrecen espacios formativos.

Nuestra vida cotidiana es sencilla y disponemos de tiempos para la oración, lectura, esparcimiento… Todas participamos dentro de nuestras posibilidades en las tareas de la casa.

Os invitamos a disfrutar de esta tierra luminosa y abierta; tierra de música, de arte, de cultura, de fuego y color. La Mare de Deu dels Desamparats, la Geperudeta, no acoge a todas, y en ella nos sentimos hermanas de los desamparados.

Share on facebook
Share on twitter
X