Colegio Teresiano del Pilar – Zaragoza

El colegio Teresiano del Pilar de Zaragoza está situado en la Venta del Olivar, junto a la carretera de Logroño y a su tradicional torre de la fábrica Pikolin.

Presente en la ciudad desde 1915, estuvo primero junto al Pilar; desde 1926, en la calle Zurita; y de allí pasó a la ubicación actual en 1978, con nuevas instalaciones modernas y capaces de las que seguimos disfrutando a día de hoy.

Durante décadas el colegio ofreció internado y estudios de Magisterio como complemento a los niveles educativos del centro. Desde su traslado a las nuevas instalaciones se convirtió en centro mixto.

Sorprende ver cómo hace más de cuarenta años los responsables diseñaron un colegio con tanta luz, con aulas comunicadas entre sí, con espacios comunes que favorecen las nuevas metodologías y en un entorno natural privilegiado.

Actualmente el colegio tiene cerca de mil alumnos, desde 1º de Infantil (3 años) a 2º de Bachillerato (18 años). Es un centro concertado, excepto Bachillerato.

Se caracteriza por el ambiente familiar. La labor tutorial y la atención a padres y alumnos es un rasgo distintivo de nuestro centro. La mayoría de alumnos y personal come en el centro y son muchas las horas de convivencia.

Los kilómetros de distancia respecto al centro de la ciudad se van acortando por el crecimiento de barrios como Miralbueno: de allí vienen muchos alumnos; otros, desde poblaciones próximas como Casetas, Garrapinillos, Utebo, etc.

Autobuses y vehículos se concentran en torno al colegio en los momentos de entrada y salida. ¡Todo un reto! Por la tarde los padres que permanecen con sus hijos en el patio del colegio disfrutan de la convivencia entre familias.

Las catequesis de preparación para la Primera Comunión y  la Confirmación son otro rasgo característico del colegio; también, sus actividades solidarias entre las que podemos destacar el rastrillo de Manos Unidas y las diferentes iniciativas para colaborar con FundEO, Cáritas y otros fines sociales.

Como centro que pertenece a la Fundación Escuela Teresiana, vivimos todo esto desde el espíritu teresiano, deseando formar a nuestros alumnos como verdaderos sujetos de encuentro y transformadores sociales.

Santa Teresa y San Enrique están muy presentes y sus fiestas son muy celebradas por todos. En el día de la Virgen del Pilar las familias del colegio participan en la ofrenda de flores, frutos y rosario de cristal. En los últimos años, la “pilarada” conduce a los alumnos mayores a pie desde el colegio hasta la basílica, con un fin solidario y de celebración.

Durante el curso 2015-16 celebramos el centenario.  Pudimos disfrutar y constatar cuánta vida y afecto ha generado el colegio en tantas personas y promociones. Nos sabemos continuadores agradecidos de esa vida y comprometidos con ella.

Share on facebook
Share on twitter
X