Segunda parte Conversaciones teresianas

El sábado 20 de junio participamos 35 hermanas a través de video conferencia en la segunda parte del encuentro de Conversaciones teresianas: “Tejemos juntas el futuro”.

Como compartimos el mes pasado, el primer encuentro se centró más en las experiencias y aprendizajes realizados durante este tiempo de confinamiento. Ahora, nuestras conversaciones han girado en torno al futuro que, aunque incierto, nos gustaría que respondiera a los aprendizajes y vivencias que se han despertado en nosotras.

Comenzamos compartiendo en grupos pequeños las resonancias de un artículo de Carlos Candel: “No quiero volver a la normalidad”. Fue un compartir enriquecedor en el que cada una expresó a qué “normalidad” no quiere volver. A continuación, compartimos las resonancias en el grupo grande y hubo bastantes coincidencias: no queremos volver a ritmos que nos hacen vivir de un modo inconsciente; no a las necesidades creadas que nos meten en la rueda del consumismo; no a la desconexión interior, al vivir centradas en nuestros planes, nuestra comodidad, nosotras… no a favorecer estilos de vida que dejan a mucha gente “en la cuneta”, no a seguir devastando el planeta y Sí a vivir de un modo más equilibrado, desde la gratitud y la gratuidad; sí a la crítica que nos ayuda a cuestionar y nos invita a construir; sí a la creatividad, a la capacidad de reinventarnos al cuidado de las personas y de la tierra; si a la escucha atenta de la realidad.

Después de este compartir tan rico, tiempo de reflexión personal en el que se nos invitó a cuestionarnos y concretar: ¿Qué palabra, qué actitudes, qué acciones podemos ofrecer desde la experiencia vivida para encarar esta nueva etapa? ¿Cómo colaborar para restablecer sentido, confianza, esperanza, tejido social…?

Y una invitación: ¿cómo encaro mi verano para vivirlo con sentido?  ¿Incluyo algo más que hacer los Ejercicios y pasar unos días con mi familia?

De nuevo la experiencia compartida nos aportó luz y nos ofreció pistas para poder concretar. Es en el aquí y el ahora donde se nos pide que nos pongamos en juego y demos respuestas desde lo posible. EL futuro es y será cada vez más incierto. Queremos acoger estos aprendizajes, abrirnos a la escucha de la realidad, a la experiencia y vivencia de otros y ayudarnos mutuamente para poner nuestro caudal entero al servicio de otro mundo posible.

Agradecimos el encuentro porque, aunque a estas alturas de curso nos sentimos cansadas y a veces nos da pereza una reunión más, coincidimos en que este compartir nos ayuda y merece la pena el esfuerzo. Deseamos continuar con estas conversaciones y acoger en ellas la invitación de Teresa de Jesús: “Este concierto querría hiciésemos… procurásemos juntarnos alguna vez para desengañarnos y decir en qué podríamos enmendarnos y contentar más a Dios.” (V.16, 7)

Cerramos nuestro encuentro uniéndonos en oración:Haznos valientes para acometer los cambios que se necesitan en busca del bien común. Que sintamos, hoy más que nunca, que todos estamos interconectados en nuestros esfuerzos por aliviar el clamor de la tierra y el clamor de los pobres.

Share on facebook
Share on twitter
X