¿No lo notáis?

Paseo matutino en época de confinamiento. La vida continua a pesar del cambio de ritmo. La naturaleza sigue su curso y parece estar ajena a todo lo que viven los humanos. Los árboles se llenan de flores anunciando la primavera que habla de vida. Los patos se mueven por el agua ajenos a los que caminamos y caminamos disfrutando del paseo permitido.  El agua del Pisuerga, como un remanso de paz, nos anuncia el día que comienza… Y en medio de todo esto, una palabra que invita a mirar desde lo más hondo y profundo: “Algo nuevo está brotando, ¿no lo notáis?”.

La novedad nos da miedo, nos hace romper con nuestras seguridades. Queremos protegernos, pero siempre queda la incertidumbe de si lo estaremos haciendo bien. Algo nuevo brota y nos invita a fiarnos de Dios, a dejar que la vida fluya abriéndonos a la esperanza, a no cerrarnos a esa novedad que Dios quiere traer a nuestras vidas. Es tiempo de abandonarnos, de dejar a Dios ser Dios y confiar, que en medio de esta situación, el mañana será distinto pero Dios permanecerá para siempre, y eso no lo podremos cambiar.

Agustina González Álvarez, stj

Share on facebook
Share on twitter
X