La ciudad de Ávila en fiestas

Estamos seguras que durante octubre toda la familia teresiana nos sentimos especialmente cerca de la tierra de Santa Teresa. Por eso compartimos lo que durante se ha vivido en la ciudad.

En la primera quincena de octubre la ciudad de Ávila vibra en torno a la fiesta de su patrona, Teresa de Jesús.

En la invitación a las fiestas el alcalde de Ávila decía: “Su espíritu y su figura nos acompañan de forma ineludible. Su nombre y el de Ávila se han unido a lo largo de los siglos y forman un todo indisoluble que nos acompaña en cada momento”.

A principios del mes de octubre, la imagen de la Santa (Gregorio Fernández) engalanada de flores, abandona su capilla para ocupar un lugar junto al altar de la Iglesia, en su casa natal. Hasta allí llegan numerosas personas, abulenses y turistas, para verla, sacar fotos, rezar…

El día 7 comenzó la novena en esta Iglesia-casa natal de Santa Teresa con el rezo del Rosario y Misa Solemne presidida por el carmelita y obispo auxiliar de Managua D. Silvio José Báez.

El día 11 fue la apertura de las fiestas en la ciudad, con el pregón a cargo de la campeona de España de atletismo, Andrea Jiménez; después el chupinazo y la actuación musical de “Nacha Pop”. Y a partir de este momento, múltiples actividades: torneos deportivos, talleres, toros, actuaciones musicales, pasacalles, abrazo a la muralla… También, la tarde del día 12, en el convento de San José, se hizo lectura del libro de las Fundaciones para continuar con la ofrenda floral al monumento erigido a Santa Teresa, al pie de la muralla. ¡Cuánto se la quiere!

El día 14, la imagen de la Santa deja su casa natal para ser trasladada a la Catedral, donde, al día siguiente, se celebra una Misa Solemne presidida por el Obispo de Ávila, D. José María Gil Tamayo. Ese día no cabe ni un alfiler en la Catedral.

A continuación, cientos de personas esperan en las calles aledañas el paso de la procesión con las imágenes de Santa Teresa y de la Virgen de la Caridad. Por la tarde, en la casa de la Santa, tras escuchar el texto del libro de la Vida “Acuérdame que cuando murió mi madre quedé yo de edad de 12 años, poco menos. Como yo comencé a entender lo que había perdido, afligida fuime a una imagen de nuestra Señora y supliquéla fuese mi madre, con muchas lágrimas”, “Madre e hija” se despiden y la Virgen regresa a la Catedral. ¡Cuánta emoción!

A esto le siguen unos bonitos fuegos artificiales que iluminan la ciudad amurallada… Y así continúa la fiesta hasta el domingo, día 20.

Son unos días muy especiales, entrañables, porque vivimos la fiesta con la ciudad de Ávila y sus gentes, Familia Teresiana ampliada… Cariño y agradecimiento compartido.

Share on facebook
Share on twitter
X